Acné

Acné

El acné es una enfermedad muy frecuente de la piel, caracterizada por la infección bacteriana del poro folicular (orificio de salida del pelo), y originado por una acumulación de grasa que generan las famosas espinillas y barros, lo que provoca que la zona se inflame y haya una excreción de pus. Esta excreción a su vez provoca que el acné se extienda descontroladamente por las zonas afectadas.

Su presencia es muy común en adolescentes. El motivo es que durante la pubertad la actividad de las glándulas sebáceas de la piel aumenta mucho su producción de sebo. El acné también puede aparecer en las mujeres con su periodo menstrual y puede desaparecer o empeorar durante el embarazo. Existen formas distintas de acné que pueden afectar a recién nacidos, a personas adultas expuestas a determinados productos, o a personas que toman ciertos medicamentos. Estas formas clínicas son menos frecuentes que el acné juvenil clásico.

 

La respuesta al acné de la mayoría de las personas disminuye con el tiempo, llegando a desaparecer en algunos casos.

Síntomas


Los signos y síntomas del acné varían según la intensidad del trastorno:

  • Comedones cerrados (poros tapados)
  • Comedones abiertos (poros abiertos)
  • Irregularidades sensibles rojas y pequeñas (pápulas)
  • Granos (pústulas) que son pápulas con pus en la punta
  • Bultos grandes, sólidos y dolorosos que están debajo de la superficie de la piel (nódulos)
  • Bultos dolorosos, llenos de pus que están debajo de la superficie de la piel (lesiones císticas)

Síntomas


El acné habitualmente se presenta en el rostro, la frente, el pecho, la parte superior de la espalda y los hombros, porque en estas zonas de la piel se encuentra la mayor parte de las glándulas que producen grasa (glándulas sebáceas). Los folículos pilosos están conectados a las glándulas sebáceas.

La pared del folículo puede sobresalir y producir un comedón abierto. O el tapón puede estar abierto a la superficie y entonces oscurecerse, lo que produce un comedón cerrado. Una espinilla negra puede parecer suciedad metida en los poros. Pero, en realidad, el poro está lleno de bacterias y grasa, entonces se oscurece cuando se expone al aire. Los granos son puntos rojos que sobresalen, con un centro blanco que se forma cuando los folículos pilosos bloqueados se inflaman o se infectan con bacterias.

Las obstrucciones y la inflamación que se producen en lo profundo de los folículos pilosos forman protuberancias similares a quistes debajo de la superficie de la piel. Por lo general, otros poros de la piel, que son las aberturas de las glándulas sudoríparas, no están relacionados con el acné.

Dra. Augusta V. Alvarado

Otros Servicios

× Agenda una Cita